Actualidad.

Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter

Que tiene el Marketing para agradecer a la Selfie

Si bien, la práctica de tomarse autorretratos es tan antigua como la fotografía, su popularidad ha ido creciendo de acuerdo a la evolución de la humanidad.

En sus comienzos el enfoque del autorretrato era más artístico, como en el caso de Robert Cornelius, el primer fotógrafo en hacerlo, que sólo pretendía tener un enfoque diferente de perspectiva en sus fotografías o el caso del fotógrafo David Slater, que prestó su cámara fotográfica a unos monos y uno de ellos jugando se tomó una selfie.

A medida que la cámara fue integrada al celular, la Selfie se ha ido convirtiendo en una forma de expresión espontánea del momento en tiempo real; lo cual unido a la proliferación de redes sociales, ha hecho el cóctel perfecto para hacer de esta práctica algo tan popular, que ha trascendido fronteras, edades, espacios y momentos adecuados para hacerlo, a tal punto que en el 2013, la palabra selfie fue declarada la palabra del año por diccionario Oxford, con alrededor de 57 millones de Hashtag en redes sociales y con uso por parte de celebridades, marcas y hasta políticos.

El crecimiento de la Selfie en popularidad y relevancia para las personas, es una puerta que se abre para las marcas que desean conectar de manera bidireccional con el shopper, al ser él mismo ese protagonista en la creación del contenido; pues la selfie se convierte en ese validador de cómo la marca es importante en la vida del usuario, cómo lo acompaña en el journey en los momentos importantes; generando esa conexión que se traduce en conversión, al ser una representación de su relación única.

El uso de la selfie puede tener diferentes roles dentro de la estrategia de comunicación y dependiendo de los KPIs; 

  • Awareness con campañas donde la marca aprovecha temas tendencia, haciéndose parte de las conversiones de los usuarios, de manera orgánica, y mostrando la marca como parte de estas experiencias, memes o retos.
  • Engagement, cuando invitan a mostrar cómo se vive la marca o con la invención de filtros propios, haciendo al usuario un embajador. 
  • Conversión, cuando se usa dentro de la mecánica de promociones para generar dinámicas de interacción por destreza y no por sorteo.

La selfie puede llegar a ser un gran aliado para todas las marcas que quieren dar mayor relevancia a la participación activa del consumidor dentro de la creación del producto o la experiencia de marca; pero es muy importante que no se tome su presencia dentro de su estrategia de comunicación, como otra moda más, pues se diluirá su impacto, ya que la cantidad de comunicación en redes sociales viene creciendo cada día.